Camión de desagote La Victoria

¿Qué es el desagote? Un servicio vital para el mantenimiento de tu negocio

Camión de desagote La Victoria

Si te estás adentrando en la administración de negocios (ya sea en la industria del restaurante o cualquier otra), es necesario que te prepares en diferentes áreas profesionales que pueden ir desde la administración de la empresa, hasta el mantenimiento de establecimientos. Si profundizamos en este último aspecto existe una tarea que muchos desconocen, pero que es de vital importancia para el correcto funcionamiento del establecimiento.

Hablamos del desagote

¿Conoces este término? Puede que no, sin embargo, no significa que sea menos importante para tu negocio, especialmente cuando te dedicas a actividades enfocadas en la prestación de servicios de alimentación. Si te interesa conocer más sobre el desagote, y todas las responsabilidades que este proceso acarrea, no dejes de leer.

¿Qué es el desagote?

Para entender la importancia de realizar el desagote de forma periódica, es necesario comprender qué es este proceso. En palabras sencillas no es más que el vaciado, aspirado, o succión de la cámara séptica de nuestro establecimiento, eliminando los residuos que pueden acumularse con el paso del tiempo.

Este es un concepto que puede parecer desconocido para muchos, sin embargo, una vez nos adentramos en las responsabilidades de mantener un establecimiento generador de residuos, como puede serlo un restaurante, comenzaremos también a comprender todo lo referente al mantenimiento de nuestra cámara séptica.

Dependiendo de la industria en la que nos desempeñemos, los requerimientos estructurales de la cámara séptica variarán. Estos tendrán que estar adecuados a la cantidad y tipo de residuos que van a recibir, por ejemplo, mientras que un establecimiento de mecánica pueda estar deshaciéndose de aceites de vehículo o nafta, un restaurante puede disponer de papel higiénico, restos de comida, entre otros.

El procesamiento de ambos será distinto, y requerirá de una planificación profesional.

Resulta importante recordar que existen grandes diferencias entre una cámara séptica y un pozo negro, siendo este último una excavación profunda en la que terminan todos los desperdicios de aquellas construcciones que no tienen acceso al sistema de cañerías. Aunque en nuestro país todavía existen miles de casas que funcionan de esta manera, la realidad es que poco a poco disminuyen en cantidad.

¿Cuál es el proceso del desagote?

Cuando hablamos del proceso, también debemos hablar de las partes que lo componen.

En el caso de las industrias generadoras de residuos, estas deben tener un “contenedor” en el medio del circuito de cañerías para filtrar cualquier elemento potencialmente nocivo antes de que estos lleguen a la cañería principal. Esta cámara, o pozo decantador, no es más que un filtro rectangular encargado de contener los residuos que son transportados por el agua.

Con el pasar del tiempo, el establecimiento requerirá de un equipo de especialistas encargados del desagote y la limpieza de esta armazón. Para esto, visitarán el establecimiento y realizarán un diagnóstico sobre el proceso a realizarse, más adelante llevarán un camión atmosférico (que utiliza una bomba de vacío para generar succión) y aspirará todos los residuos acumulados, limpiando posteriormente para asegurarse de eliminar la mayor cantidad de suciedad.

Una vez que los especialistas realizan el proceso de succión y limpieza pertinente, los residuos son trasladados a plantas certificadas para el tratamiento, asegurándose de que este contenido nocivo no afecte a otras comunidades. El OPDS (Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible) es uno de los entes encargados de velar por el correcto funcionamiento de los desagües en la Argentina.

¿Por qué una construcción necesita desagotar?

Como se mencionó, los establecimientos deben realizar un desagote constante debido a que estos equipos no están diseñados para procesar cantidades infinitas de residuos. Si bien es cierto que en una construcción de menor tamaño este proceso puede posponerse por varios meses, la realidad es que otras tendrán que hacerlo incluso un par de veces al mes.

Este procedimiento tiene una naturaleza mucho más preventiva que reactiva, es decir, busca solucionar los problemas antes de que ocurran. Una vez la cámara séptica está colapsada, pueden generarse una serie de percances que incluso tienen el potencial de terminar con nuestra empresa viéndose obligadas a invertir una suma significativa de dinero para su solución.

Del mismo modo, dependiendo de la industria en la que nos desempeñemos, la cámara séptica puede resultar dañada como consecuencia de un llenado excesivo, o de la deposición de residuos que esta no es capaz de procesar. La visita periódica de especialistas funcionará también para hacer un diagnóstico sobre posibles reparaciones que debamos hacer de cara al futuro.

Consecuencias de no realizar el desagote

Es posible que el tiempo pase y no nos percatemos de la importancia de realizar el desagote, sin embargo, esto traerá como consecuencia una serie de situaciones costosas para nuestro establecimiento, no solo en cuanto a finanzas se refiere, sino también en cuanto a la reputación de nuestro negocio, e incluso el brote de enfermedades infecciosas en la comunidad.

Esto se debe a que, de no realizarse el desagote de forma periódica, podemos presenciar la acumulación y solidificación de residuos en los canales de tratamiento de agua, lo que puede causar obstrucciones en las tuberías y disminuir el flujo de agua de nuestro sistema de cañerías. Desde el colapso de los desagües, hasta el desborde de lavamanos, inodoros, y otras tuberías.

A medida que se va presentando este proceso de acumulación de residuos, también comenzarán a aparecer olores fétidos dentro del establecimiento, así como plagas (ratas y cucarachas) que se sentirán atraídas hacia los “alimentos” que se depositan en la fosa. Aunque esto puede estar limitado al espacio de nuestro establecimiento en las etapas iniciales, rápidamente puede afectar a residentes vecinos.

Desagote en la industria del restaurante

Si bien el desagote es parte esencial en el mantenimiento de cualquier negocio, la realidad es que en la industria del restaurante sería aún más importante. Esto se debe a que estaremos trabajando en la manipulación de alimentos, lo que no solo puede generar daños a la reputación del establecimiento, sino incluso problemas de salud para nuestros consumidores.

Debido a que esta industria está ampliamente ligada con la generación de desperdicios, especialmente aquellos que tienen la posibilidad de ser dispuestos a través del sistema de cañerías (como pueden serlo las grasas de los utensilios de cocina, el apanado de las milanesas, o los restos semi-sólidos de algunas preparaciones), es imperativo realizar un mantenimiento constante de nuestra cámara séptica.

En la industria del restaurante, los gerentes tendrán que tener un cuidado especial de su cámara séptica, ya que esta será el hogar de bacterias benignas que simplificarán el proceso de desintegración de las grasas. El uso constante de limpiadores agresivos (como los que suelen usarse en los establecimientos de comida) puede matar a estas bacterias y dificultar el proceso de limpieza de residuos.

Por este motivo, y por la posible acumulación de residuos de mayor tamaño, es que los encargados del área sanitaria de establecimientos de comida deben tener un control estricto sobre lo que se envía a través del sistema de cañerías. No se trataría solo de las bacterias, sino también de la deposición de basura que puede complicar el drenaje.

Recurrir a los profesionales 

Si bien es cierto que tal vez no estabas al tanto de todo lo que significa llevar a cabo un desagote de periódico, no por eso es correcto evitar este trabajo. Para empresarios que se desempeñen en todo tipo de industrias, especialmente la del restaurante, es necesario mantener un control adecuado de su sistema de eliminación de residuos.

Es por eso que siempre debes mantenerte en contacto con especialistas en el área que no solo te ayuden a realizar un diagnóstico preventivo sobre el estado de tu cámara séptica y el funcionamiento de tus equipos para el tratamiento de residuos, sino también para que puedan llevar a cabo el trabajo de desagote una vez la situación comience a salirse de las manos.

Diagnosticando desagote La Victoria

La importancia del desagote, ¿Cómo realizar un diagnóstico preventivo?

Diagnosticando desagote La Victoria

Si te encuentras en la industria del restaurante, o cualquier otra en la que se generen grandes cantidades de residuos de producción, es muy probable que estés ampliamente familiarizado con el concepto del desagote, y la importancia de esta actividad en el mantenimiento de los estándares de higiene de tu negocio.

A pesar de esto es posible que siempre hayas delegado esta actividad a especialista sen el área, por lo que actualmente quieres conocer un poco más sobre cómo prevenir un colapso en la cámara séptica de tu establecimiento. Es con esto en mente que compartiremos contigo algunos datos clave para que puedas diagnosticar el estado de tu cámara séptica, y seas capaz de realizar un mantenimiento constante de la misma para evitar inconvenientes.

¿Qué es la prevención?

Si previamente definimos al desagote como “el vaciado, aspirado, o succión de la cámara séptica de nuestro establecimiento”, entonces podremos definir a la prevención como el diagnóstico preventivo que nos indicará en qué momento será adecuado llevar a cabo este proceso de limpieza.

Dependiendo de nuestro negocio, este debe realizarse de cada 15 a 30 días.

Si te sientes en capacidad de realizar una revisión efectiva de tus equipos, lo que debes hacer es observar en qué estado está la cámara séptica, el decantador, la planta de tratamiento, o el pozo de bombeo. Las especificaciones de estos equipos dependerán de la infraestructura específica que maneje tu negocio.

En buena parte de los casos, el diagnóstico preventivo es realizado por las empresas proveedoras de servicio de desagote, ya que muchos negocios cuentan con visitas programadas debido a la frecuencia con la que debe llevarse a cabo la limpieza. Sin embargo, esto no significa que debas desconocer lo que hay que tener en cuenta para prever un colapso.

¿Qué debe tenerse en cuenta?

Cuando hablamos sobre el diagnóstico preventivo nos referimos a todos los aspectos que hay que tener en cuenta al momento de evitar una “catástrofe” por el colapso de nuestra cámara séptica. De este modo, lo primero que debemos tener en cuenta es la velocidad con la que se acumulan residuos en la cámara, y la frecuencia con la que debe llevarse a cabo el desagote.

En muchos casos, es posible que no nos percatemos de que nuestra cámara séptica está al borde del colapso, y es por eso que debemos tener en cuenta los señales que pueden indicar un caso de esta naturaleza. Si empezamos a sentir un olor nauseabundo, a ver la proliferación de plagas, o a presenciar el mal funcionamiento del sistema de drenado (tuberías, lavamanos, inodoros), puede que estemos ante un colapso.

Finalmente, como toda estructura que se ve sometida a estas condiciones, es posible que comiencen a verse desperfectos con el pasar del tiempo. Ya sea que un desagote tardío generó una ruptura en nuestra cámara, o que alguno de los componentes de la misma está defectuoso por el paso del tiempo, es necesario estar al tanto del estado de nuestros equipos.

Mantenimiento preventivo

Es por esto que debemos realizar un chequeo preventivo con el que podamos determinar (al menos de forma superficial) el estado en el que se encuentran nuestros equipos. Para esto basta con abrir la cámara, meter una varilla, y medir el nivel de agua (y sólidos) que hay en esta. Ya que los residuos son variados, se generarán varias capas que son más sencillas de medir.

Si bien es cierto que en muchas ocasiones no tendremos las herramientas necesarias para realizar un verdadero mantenimiento preventivo de nuestra cámara séptica, la realidad es que sí podremos realizar distintas acciones para ralentizar el proceso de acumulación, y disminuir la intensidad con la que este se produce.



Estas son las siguientes:

1. Limitar el tipo de residuo

Lo primero que debemos hacer para realizar un mantenimiento preventivo es limitar el tipo de residuos que se generan. Si bien es cierto que algunos de estos serán inevitables de acuerdo a la naturaleza de nuestro negocio, la realidad es que poner en práctica estrategias para desalentar la mala disposición de residuos (por ejemplo, lanzar papel higiénico, hisopos, o algodones, por el inodoro) puede tener un gran impacto en la velocidad de acumulación.



2. Utilizar un coladero (evitar el desperdicio innecesario de alimentos)

Sin embargo, en industrias como la del restaurante, esta prevención puede ir más allá, y a través de pasos más sencillos. Uno de estos es el uso de coladeros en el área de la cocina, evitando el paso de residuos innecesarios (el apanado de milanesas, alimentos cortados en pequeñas porciones, restos) a través del sistema de grifería.



3. Solicitar visitas recurrentes de especialistas

Finalmente, si sientes que tus conocimientos en el área no son los adecuados (como suele ocurrir en buena parte de los casos), o que tu tiempo no es el requerido para realizar una tarea de inspección recurrente, lo mejor será que cuentes con una empresa de confianza que pueda realizar visitas programadas para la limpieza de la cámara séptica.



4. Mantener información actualizada

Ya que el mantenimiento de nuestra cámara séptica es parte esencial del funcionamiento adecuado de nuestro negocio, es necesario que tengamos organizada toda la información sobre el proceso de cuidado. De esta manera tendremos las herramientas para saber cuándo es necesario acudir a profesionales sin necesidad de esperar a que se dé una emergencia.



5. Cuidar el área que rodea nuestro sistema

Dependiendo de la manera en la que esté construido nuestro establecimiento y las áreas que lo rodean, es posible que la entrada de nuestra cámara séptica se encuentre en una zona “ajetreada”. Si este es el caso, es necesario que llevemos un mantenimiento profundo de la misma, evitando no solo el contacto constante con la clientela, sino también evitando sobrecargar el área con plantas, equipos, maquinaria, entre otros.



Consecuencias de no hacer mantenimiento

Como lo mencionamos, buena parte de los negocios (especialmente los de la industria del restaurante) tiene un servicio de mantenimiento y desagote programado. Sin embargo, quienes deciden ignorar esta tarea por diferentes motivos, se enfrentarán a complicaciones que incluso tienen el potencial de desembocar en el cierre del negocio.

Lo primero que notaremos al evitar el desagote es que comienzan a generarse olores nauseabundos dentro del establecimiento como consecuencia de la putrefacción de grasas, alimentos y otros residuos que fueron dispuestos a través del sistema de cañerías. Esto vendrá acompañado de la proliferación de plagas como moscas, cucarachas, e incluso ratas.

Está de más decir que estas condiciones son inaceptables en un establecimiento que sirve alimentos o aloja personas.

Finalmente, si nuestra cámara séptica llega al borde del colapso, podremos ver el fallo de nuestro sistema de drenaje. Esto podrá hacerse notorio en lavamanos e inodoros que no tienen la capacidad de bajar el agua, o incluso en sumideros que se desbordan cuando realizamos cualquier tipo de drenado en áreas cercanas.

Recurrir a los profesionales

Realizar un diagnóstico preventivo puede ser una tarea mucho más pesada de lo que algunos piensan, lo que se convierte en el motivo por el que muchos ni siquiera saben por dónde empezar. Sin embargo, si te desempeñas en la industria del restaurante, esta no es una tarea que debas (o puedas) postergar en el tiempo.

Es por eso que siempre debes mantenerte en contacto con especialistas en el área que no solo te ayuden a realizar un diagnóstico preventivo sobre el estado de tu cámara séptica y el funcionamiento de tus equipos para el tratamiento de residuos, sino también para que puedan llevar a cabo el trabajo de desagote una vez la situación comience a salirse de las manos.

Camiones atmosféricos de empresa

Transportes líquidos: Grandes aliados en la recolección y traslado de residuos

Camiones atmosféricos de empresa

La producción o generación de residuos es un hecho con el que muchas empresas deben lidiar, especialmente cuando están ligadas a actividades comerciales que involucran alimentos. Estos residuos son descartados de diferentes maneras, siendo los líquidos los que requieren de atención particular para su extracción y traslado, de hecho, se necesita de transportes de líquidos especiales para hacerlo de forma segura.

Este transportes líquidos se realiza en la industria del desagote a través de camiones atmosféricos, que poseen características particulares que los habilita para trasladar este tipo de desechos. Estos transportes cuentan con un tanque con una presión atmosférica determinada que les permite llevar con seguridad estos líquidos peligrosos hasta una planta de tratamiento.

En Desagotes la Victoria contamos con una flota de camiones atmosféricos listos para transportar esos residuos líquidos peligrosos que se generan en tu establecimiento comercial, entre otros servicios.

¿Cómo funciona nuestro servicio de transportes líquidos?

Ofrecemos un servicio completo que se distribuye en tres fases: extracción, limpieza y traslados de líquidos peligrosos que se acumulan en las cámaras sépticas. Estas son una suerte de fosas donde se almacenan y tratan las aguas residuales.

Estas aguas y/o desechos deben ser removidos periódicamente a fin de evitar cualquier derrame, brote de plagas, malos olores y enfermedades que puedan afectar el correcto funcionamiento de tu establecimiento. Ya que nuestros transportes líquidos tienen la misión de succionar toda la suciedad, cada camión está equipado con mangueras y bombas especiales.

Una vez retirado todo el contenido de la cámara séptica se hace un hidrolavado para terminar de remover los desechos. Esto se debe a que, además de los líquidos, en el fondo de la cámara se acumula una especie de lodo formado con los sólidos que no llegan a ser descompuestos por completo por los químicos con lo que se tratan estas aguas residuales.

Por último, nos llevamos los desechos para que sean tratados adecuadamente en plantas especializadas. Por tanto, recurrir a los servicios de los transportes líquidos es algo que debes contemplar como parte de las tareas de mantenimiento y prevención de tu establecimiento.

¿Por qué es importante realizar estos procedimientos de desagotes?

Recordá que las cámaras sépticas son filtros donde los residuos sólidos, con ayuda de químicos, se desintegran lo más posible, y necesitan ser extraídos cuidadosamente con la ayuda de los transportes líquidos, ya que de lo contrario podrían desbordarse.

Estos pozos se construyen como una especie de contenedor al que llegan desechos que requieren de un tratamiento biológico antes de ser llevados a un centro de procesado. Según el rubro del establecimiento, y los residuos que lleguen a la cámara, se van a establecer los tiempos prudenciales para su desagote, que podrían varían de 15 a 30 días.

Dicha práctica, permitirá hacer una evaluación constante del pozo y, en caso de ser necesario, tomar las precauciones necesarias con el objeto de mantenerlo en buen estado, evitando así cualquier accidente donde se vea comprometida la salud pública.

Esta tarea no es posible sin la utilización de transportes líquidos, por ello, se han convertido en una herramienta clave para proporcionar el servicio e desagote. Al ser un transporte especializado y construido con la idea de llevar de manera segura estos líquidos, constituye la mejor opción de los negocios argentinos.

Gracias a las diferentes herramientas que hemos mencionado, nos aseguramos de que la cámara séptica cumpla adecuadamente sus funciones: remover la mayor cantidad de sólidos de los líquidos residuales, descomponerlos y retenerlos.

¿Qué son las aguas residuales y cómo se producen?

Cuando hablamos de líquidos peligrosos o desechos residuales, básicamente nos estamos refiriendo al agua después de ser utilizada. Estas arrastran consigo desechos orgánicos o químicos industriales, transformándola en agua contaminada.

Hay varios tipos de aguas residuales. Las que nos competen directamente son aquellas denominadas aguas residuales urbanas, originadas en locales comerciales, restaurante, oficinas, etc. Es alta en contenidos sólidos y bacterias, por lo que debe ser dirigidas a cámaras sépticas para su depuración.

Estas son extraídas cuidadosamente con la ayuda de nuestros transportes líquidos para ser llevadas a un centro o planta de tratamiento de agua. Al llegar a estas plantas, pasan por un último proceso de depuración con el fin de eliminar los elementos tóxicos y contaminantes que quedan.

Esto representa una medida para preservar el medio ambiente así como velar por la salud de las personas.

Operario desagotando líquido

¿Qué son los residuos líquidos y cómo afectan a nuestros negocios?

Operario desagotando líquido

Al momento de pensar sobre el mantenimiento de un negocio, es posible que pensemos en temas administrativos o de planificación estratégica, tomando como foco principal el funcionamiento del mismo de cara al público. Sin embargo, hay decenas de procesos que son igual de importantes a pesar de que el cliente no los experimente de forma directa en el día a día.

Uno de los más importantes es el mantenimiento de nuestras tuberías y cámaras sépticas, la generación de residuos líquidos, y el subsecuente proceso de desagote, limpieza y transporte.

¿Qué son los residuos líquidos?

Cuando hablamos de residuos líquidos nos referimos a cualquier desperdicio en forma de líquido que se genere de forma natural como consecuencia de una actividad comercial. Ya sea que hablemos de las industrias del restaurante y la hostelería, hasta las de la mecánica o la medicina, siempre se generarán residuos líquidos.

Estos pueden ser de distinta naturaleza de acuerdo al tipo de producto que estemos vertiendo por el desagüe y el tipo de actividad que lo precede. De este modo, los residuos líquidos suelen catalogarse de forma generalizada en categorías como domésticos, industriales, agropecuarios y municipales.

Si hablamos de la sangre de un trozo de carne o de un vaso de leche descompuesta, nos referimos a residuos orgánicos, biodegradables y no peligrosos; si por otro lado hablamos de productos de limpieza o muestras biológicas, nos referiríamos a residuos químicos, sanitarios, y en algunas ocasiones, peligrosos.

¿Qué debemos evitar verter por el desagüe?

Aunque el sentido lógico pueda darnos ciertas advertencias sobre lo que podemos (o no) verter por el desagüe, ya sea que hablamos por las dimensiones del desecho o por sus cualidades contaminantes, la realidad es que muchas personas desconocen el peligro que puede significar la disposición irresponsable de residuos líquidos o sólidos.

Estos son los conocidos residuos especiales o peligrosos, catalogados así por su composición química capaz de generar daños a otros seres vivos y contaminar los suelos o cuerpos de agua aledaños, al mismo tiempo que pueden causar daños estructurales en tuberías, pozos ciegos, o cámaras sépticas. Aquí podemos incluir líquidos como aceites (ya sea para cocina o vehículos), grasas, productos de limpieza corrosivos o potentes, pesticidas, productos químicos, desechos biológicos, medicina, entre varios otros.

No importa si nos enfrentamos a la disposición de este tipo de líquidos a través de los drenajes de una vivienda, o mediante el sistema de cañerías de un local comercial (industrial), los efectos negativos que esto puede traerle a nuestra infraestructura y áreas que nos rodean son potencialmente peligrosos, por lo que debemos evitarlo a toda costa.

¿Cuáles son las industrias más afectadas?

Los residuos líquidos se generan en cualquier establecimiento o espacio de vivienda que utilice un sistema de cañerías, sin embargo, en el mundo empresarial es necesario ser especialmente cuidadoso con la manera de llevar a cabo la limpieza de la cámara séptica y de realizar el transporte de líquidos a plantas de tratamiento.

Si bien es cierto que este proceso es importante para cualquier industria, la realidad es que es la del restaurante la que mayor atención debe prestarle a la buena limpieza de su cámara séptica, ya que la acumulación de residuos puede causar la proliferación de plagas como ratas y cucarachas, a la vez que malos olores y problemas de salud.

Industrias como la mecánica y la médica también necesitan realizar chequeos constantes para asegurarse de que todo material peligroso está siendo dispuesto de manera adecuada.

¿Cómo se lleva a cabo el transporte de líquidos?
Ya que estamos tratando con residuos líquidos potencialmente peligrosos, no solo para la infraestructura sino también para la salud pública y el medio ambiente, es necesario buscar profesionales que se encarguen de la recolección y transporte de los mismos, utilizando equipos especializados.

El proceso inicia con la llamada del cliente a su proveedor de servicios de confianza, una llamada que puede ocurrir de forma preventiva (el cliente conoce la importancia del mantenimiento de la cámara séptica), o reactiva (el cliente se enfrenta a los percances de la falta de mantenimiento).

La empresa envía a un grupo de profesionales a estudiar el caso y a determinar el procedimiento que debe llevarse a cabo. La flota de la empresa arriba al establecimiento y procede a realizar el desagote de la cámara séptica, extrayendo el contenido mediante una manguera conectada a un camión atmosférico.

Una vez la cámara está vacía, se procede a realizar una limpieza profunda y al transporte de líquidos a la planta de tratamiento.

Desagotes la Victoria es una de las empresas más importantes de la industria del desagote en la Argentina, y cuenta con profesionales capacitados para realizar el proceso de limpieza y transporte de líquidos, culminando el mismo con su entrega en plantas de tratamiento especializadas para la disposición.

Camión atmosférico

Transporte de líquidos peligrosos, una tarea vital para el comercio

Camión atmosférico

Cuando hablamos de un fenómeno como la acumulación de residuos, muchos pueden pensar en lo que significa esto para un negocio a nivel operativo: es necesario invertir en la prevención y mantenimiento de nuestra cámara séptica, debemos ser cuidadosos al momento de manejar los desechos que vertimos en nuestro desagüe, y debemos tener siempre a mano el número de expertos en el área en caso de emergencias.

Sin embargo, ¿Qué ocurre cuando nuestra empresa no solo genera residuos tradicionales, sino también líquidos peligrosos? ¿Cómo podemos identificarlos, y qué debemos hacer una vez que estos son extraídos por profesionales en el área del desagote? Esto es lo que tienes que saber:

¿Qué son los líquidos peligrosos?

Aunque la definición pueda variar de acuerdo a cada profesional, los líquidos peligrosos no son más que aquellos desechos líquidos que puede generar daños, ya sea a la infraestructura, seres vivos, o al medio ambiente. Se trata de desechos que surgen de forma natural al realizar ciertas actividades empresariales e industriales.

Si bien la lista se extiende con el pasar del tiempo, hay varios residuos líquidos que la mayoría de las personas evita verter por el desagüe debido a que se considera peligroso disponer de ellos sin tomar las precauciones necesarias. Algunos de estos pueden incluir los siguientes:

Aceites: debido a la composición de la mayoría de los aceites utilizados en industrias como la del restaurante o la mecánica, es posible que con tan solo verter un litro de este líquido podamos estar contaminando hasta 1.000 litros de agua. No solo eso, sino que también podemos incentivar a la formación de cúmulos de grasa capaces de bloquear tuberías y desagües.

Pinturas o solventes: la densidad de estos productos no solo puede dificultar el paso de desechos, sino que además puede cambiar la densidad del contenido de las cámaras sépticas, haciendo que el proceso de limpieza sea más complejo. Del mismo modo, una pequeña cantidad de estos productos puede contaminar grandes cantidades de agua.

Químicos tóxicos o productos de limpieza: ya sea que hablemos de un pesticida o limpiadores agresivos, estos tienen una composición química compleja capaz de matar las bacterias que se encuentran en los desechos y que se encargan de desintegrarlos lentamente. Esto puede llevar a la formación de desechos más complejos de limpiar.

Medicamentos: desechar medicamentos a través del sistema de cañerías puede traer como consecuencia la contaminación de cuerpos de agua. Pastillas, jarabes, polvos medicinales, entre otros, deben ser desechados a través de los canales adecuados.

Inflamables o explosivos: en el contexto empresarial e industrial, es posible que nos encontremos en la necesidad de desechar líquidos inflamables, sin embargo, verterlos por el desagüe no solo puede traer consecuencias directas en nuestras tuberías, sino que incluso podría generar accidentes en las zonas donde desemboquen las tuberías.

Si bien algunos de estos desechos líquidos pueden ser más peligrosos que otros, la realidad es que debemos tratarlos a todos por igual al momento de deshacernos de ellos.

Recolección y transporte de líquidos peligrosos

El transporte de líquidos peligrosos no es necesariamente un proceso complejo, pero sí uno que debe ser realizado únicamente por profesionales capacitados y con los permisos necesarios otorgados por las entidades pertinentes. Transportar este tipo de residuos sin cumplir requerimientos legales puede traer graves consecuencias penales.

Estos requisitos incluyen personal capacitado en el manejo de este tipo de desechos, maquinaria especializada para la extracción y transporte, y licencias emitidas por las entidades encargadas de monitorear estas actividades en la provincia o la nación.

Desagotes la Victoria cuenta con un equipo de profesionales preparados para la extracción y transporte de líquidos peligrosos, así como con todos los equipos necesarios para llevar a cabo este importante proceso. Del mismo modo, cuenta con la permisología impuesta por el gobierno nacional para realizar este trabajo, y brindar todas las garantías que los clientes se merecen.

Consecuencias de un mal manejo

El mal manejo de líquidos peligrosos puede traer todo tipo de consecuencias negativas para un negocio, y una comunidad en particular. Dependiendo de cuáles sean los líquidos que no fueron tratados de forma adecuada, y la concentración de los mismos, podemos enfrentarnos a situaciones variadas. Aunque puede parecer raro, las consecuencias más “positivas” que nos esperan por el mal manejo de líquidos peligrosos pueden incluir el daño a la infraestructura (como cañerías o cámaras sépticas) y castigos por parte de las entidades pertinentes del cuidado del medio ambiente y el mantenimiento de nuestra región.

En los casos más complicados podríamos estar hablando de daño material, como la pérdida total de nuestro negocio luego de un accidente causado por el mal manejo del líquido peligroso (por ejemplo, un incendio), o pérdidas humanas que pueden incluir a nuestros trabajadores y clientes.

El transporte de líquidos peligrosos es una actividad importante para el desarrollo comercial de la Argentina, sin embargo, este solo debe ser realizado por especialistas en el área de desagote y transporte.

Distintos tipos de residuos líquidos

¿Qué tipo de residuos líquidos pueden generarse en nuestro negocio?

Ya sea que administramos un negocio propio, o que tenemos la intención de embarcarnos en una aventura empresarial dentro de la industria de los servicios, es necesario conocer las actividades que componen el día a día del mundo empresarial. Pero no todo se trata de llevar las cuentas o de incorporar nuevos profesionales a nuestro equipo humano, sino también de cuidar todo lo referente al área sanitaria.

En cuanto a este último aspecto, una de las actividades más importantes que debemos tener en cuenta es la de la correcta disposición de residuos líquidos, el mantenimiento de nuestra cámara séptica, y el transporte de estos desechos a las plantas de tratamiento.

¿Qué son los residuos líquidos?

Los residuos líquidos no son más que aquellos que se generan de forma periódica como consecuencia de una serie de actividades. Como su nombre lo indica, se trata de los residuos que se generan en forma líquida y que, aunque pueden cambiar de consistencia de acuerdo a ciertas reacciones químicas, se mantienen de esta manera luego de verterlos por el drenaje.

Como todos los residuos generados por actividades del hogar, comerciales o industriales, estos se acumulan en pozos o cámaras sépticas, donde son almacenados durante un tiempo hasta que es momento de realizar el proceso de desagote y transporte. Finalmente, estos llegan a plantas de tratamiento en las que se cambia la composición química de los mismos para eliminarlos o reciclarlos.

¿Qué tipos de residuos líquidos existen?

Aunque al momento de hablar sobre residuos muchos piensen que todos son iguales, o que no hay mayor diferencia entre el tipo de residuos líquidos que existen, la realidad es que se han creado diferentes categorías para diferenciar a unos de otros. Se trata de un proceso importante ya que el mal manejo de un líquido peligroso puede tener consecuencias como el daño material o humano.

Estas calificaciones varían de acuerdo al país en el que nos encontremos, así como según las leyes que regulan las actividades referentes a la industria de la limpieza y el desagote. Sin embargo, existen términos universales que pueden utilizarse para identificar de qué tipo de residuos estamos hablando:

Residuos domésticos: se trata de los residuos líquidos generados en los hogares durante las actividades del día a día. Dependiendo del desarrollo de la zona en la que nos encontremos, estos residuos pueden ser transportados directamente a través del sistema de cañerías, o irán a un pozo séptico que requerirá un servicio de desagote periódico.

Residuos comerciales: son residuos similares a los que se generan en el hogar, solo que estos se crean en cantidades mucho mayores y en un lapso de tiempo menor dependiendo del tamaño del negocio. Hablamos así de los desperdicios generados por restaurantes, cadenas de hoteles, edificios de oficinas, entre varios otros.

Residuos industriales: a diferencia de los residuos líquidos del sector comercio, estos suelen tener una composición más compleja debido a que forman parte de la actividad industrial. Muchos de estos pueden ser considerados peligrosos, y deben ser tratados por grupos de profesionales en el área de extracción y transporte.

Dependiendo del tipo de material del que estén compuestos estos desechos, o del peligro que representen para la comunidad y el medio ambiente, también pueden existir distintas formas de diferenciarlos, sin embargo, estas variarán con mucha mayor frecuencia dependiendo del país en el que nos encontremos.

Algunas de estas pueden incluir los residuos biodegradables, los residuos sanitarios, los residuos peligrosos y no peligrosos, los residuos radiactivos, los residuos inertes, los residuos de demolición, entre varios otros.

Extracción y transporte de fluidos líquidos

La extracción de los residuos líquidos, aunque pueda no sonar como un proceso demasiado complejo, siempre debe ser realizado por profesionales, no solo porque estos son los que tienen los equipos necesarios para llevar a cabo este trabajo de forma efectiva, sino porque también son quienes están capacitados para la limpieza posterior, y el transporte de los residuos.

Así, el proceso de extracción comenzará con la visita rutinaria de nuestros profesionales de confianza, quienes realizarán un diagnóstico de la situación y procederán a utilizar su camión atmosférico para extraer los residuos. Una vez la cámara queda vacía, se utilizan diferentes productos para limpiarla y dejarla lista para su próximo periodo de funcionamiento.

Finalmente, la flota transporta los residuos líquidos a una planta de tratamiento donde se realizan varios procedimientos para la descomposición química de los mismos.

El desagote, la limpieza de la cámara séptica, y el transporte de líquidos es un procedimiento que requiere de profesionales en el área. En Desagotes La Victoria contamos con una flota capacitada y con equipos especializados para el desagote, así como una larga trayectoria en el país que nos convierte en la mejor opción al momento de solicitar estos servicios.

Distintos tipos de residuos líquidos
Trampa de grasa

¿Por qué tu negocio necesita una trampa de grasa?

Trampa de grasa

En nuestra entrada anterior explicamos qué es una trampa de grasa para que pudieras comprender por qué se necesitan este tipo de equipos. En esta ocasión, te explicaremos por qué tu negocio requiere una trampa de grasa de forma obligatoria, cómo funciona, y qué hacer para prevenir un mal funcionamiento de la misma. Sin perder más tiempo, vayamos a lo nuestro:

¿Cómo funcionan las trampas de grasa?

Como lo hemos explicado en otra entrada del blog, las trampas de grasa son sencillas en cuanto a su funcionamiento práctico: las mismas sirven como una especie de filtro encargada de disminuir el flujo de agua en las tuberías, de manera que los líquidos que se encuentran en el trampa se enfríen y las grasas se separen del resto de los líquidos.

Si la grasa es líquida o de poca densidad, al enfriarse comenzará a flotar y se ubicará en la parte superior de la trampa, por el contrario, si los residuos son de mayor tamaño o peso, al enfriarse descenderán hasta el fondo de la cámara. Una vez hay transcurrida un cierto número de días previamente establecidos, necesitaremos ayuda profesional para desagotar la trampa, limpiarla, y reactivarla.

Esa es una de las áreas de especialización de Desagotes La Victoria, donde disponemos de un equipo de profesionales encargados de realizar el análisis previo, la planificación, y la limpieza de las trampas de gasa, así como del sistema de tuberías, las cámaras y fosos sépticos, el retiro de sólidos, el hidrolavado de camiones, el destapado, el transporte de desechos, entre muchas otras tareas de limpieza.

¿Qué negocios necesitan una trampa de grasa?

Aunque muchos puedan pensar que las trampas de grasa se limitan específicamente a establecimientos de comida, como pueden serlo los restaurantes, la realidad es que la lista es mucho más amplia. De acuerdo a las entidades pertinentes, la variedad de establecimientos que requieren una trampa de grasas de forma obligatoria puede incluir:
Estaciones de servicio y talleres mecánicos

  1. Carnicerías y fábricas de embutidos o alimentos procesados
  2. Panaderías y pastelerías
  3. Lavaderos de ropa y vehículos
  4. Hoteles
  5. Establecimientos de comida
  6. Bares y cantinas

En pocas palabras, cualquier establecimiento que genere residuos que puedan incluir cualquier forma de grasa o aceite debe contar con una trampa para eliminar la posibilidad de que estos químicos sean transportados al sistema de agua municipal, ya que de no hacerlo podría ser multado por los organismos encargados del mantenimiento de la salud en el municipio.

¿Cómo hacer mantenimiento a tu trampa de grasa?

Entendiendo qué labor cumplen estos instrumentos y cómo funcionan, ahora es momento de entender cómo hacerles mantenimiento para no solo evitar que sufran daños a lo largo de los años, sino también para realizar el proceso periódico de limpieza que evitará la aglomeración de residuos que puedan desencadenar el desborde de aguas residuales, la generación de malos olores, e incluso la proliferación de plagas.

Dividiremos el mantenimiento en 3 secciones:

Prevención: Como es ideal, tendrás que tener un plan para el mantenimiento de tu trampa de grasa, con este enfocándose principalmente en la prevención. El mismo incluirá la eliminación de malas prácticas como desechar aceite o grasa directamente por el desagüe, lanzar residuos sólidos por el sistema de tuberías, descongelar alimentos con un flujo de agua continúo, lanzar grandes cantidades de residuos, y desechar líquidos a altas temperaturas.

Acción: Una vez se hayan cumplido los tiempos que tenemos establecidos para el mantenimiento de nuestra trampa de grasas, es necesario acudir a profesionales para realizar el proceso de desagote y limpieza, ya que hacerlo de forma independiente no solo puede derivar en un mal manejo de los residuos y la posible contracción de enfermedades, sino también a un mal montaje de los equipos.

Reacción: Si no fuiste lo suficientemente precavido y comienzas a notar problemas relacionados con el bloqueo de tu trampa de grasa, entonces es momento de que tomes acciones de urgencia. Del mismo modo que antes, en este caso lo ideal será llamar a profesionales en el área de desagote, limpieza y transporte de residuos para que evalúen tu caso y realicen un trabajo de emergencia.


Debes recordar que la falta de mantenimiento de tu trampa de grasas, no solo traerá problemas de salubridad a tu negocio y contaminación a tu municipio, sino que además te meterá en problemas con las entidades pertinentes, ya sea mediante la imposición de multas, cierres temporales del negocio, e incluso su cierre de forma indefinida.

En Desagotes La Victoria nos especializamos en el mantenimiento, diagnóstico, desagote y limpieza de trampas de grasa, así como en el transporte de residuos líquidos y sólidos para su posterior procesamiento en plantas especializadas. Visita nuestro sitio web para poder conocer sobre los servicios que brindamos, y para obtener todos los datos de contacto que necesites para aclarar tus dudas sobre costos y procedimientos.

Trampa de grasa

¿Qué son las trampas de grasa y cómo funcionan?

Trampa de grasa

El mantenimiento de un negocio es un proceso complejo en el que no solo debemos tener en cuenta el área administrativa, sino también la operativa, yendo desde los procesos más visibles como pueden serlo mantener una fachada pulcra al momento de recibir clientes, hasta tener un sistema de cañerías en buen estado para evitar la proliferación de olores y pestes que puedan poner en peligro nuestra salud y la de los clientes. Uno de los aspectos que siempre debemos tener en cuenta es el de nuestras trampas de grasa y su debido mantenimiento, ya que las mismas son parte esencial de nuestro sistema de plomería. A pesar de la importancia de esta pieza, son muchos los nuevos gerentes que desconocen qué son, cómo funcionan, y cómo hacer un mantenimiento preventivo para disminuir la acumulación de grasas. Con el objetivo de ayudarte a comprender más sobre este tema, te brindamos una guía con todo lo que debes saber sobre las trampas de grasa y el rol que cumplirán en tu negocio:

¿Qué es una trampa de grasa?

Las trampas de grasa, al hablarse específicamente de los sistemas de tratamiento de aguas residuales, son dispositivos en forma de caja de gran tamaño que se utilizan para interceptar las grasas procedentes de los desagües, principalmente de las cocinas. Estos instrumentos se remontan al siglo XIX, cuando Nathaniel Whiting patentó el primer modelo de una trampa de grasa moderna en el estado de California. Desde entonces, estos equipos han ido evolucionando hasta convertirse en parte esencial de todos los negocios que se dediquen a la atención al público. No deben confundirse con las trampas de grasa de las cocinas, que sirven para acumular las grasas que desprenden ciertos alimentos luego de salir de sartenes, freidoras y otros recipientes de cocina. Las trampas de grasa (que pueden estar hechas de acero inoxidable, aluminio, concreto, entre muchos otros materiales) tienen como objetivo separar los residuos sólidos y líquidos, conformados por grasas, del sistema de transporte de aguas residuales para evitar obstrucciones, así como la mala disposición de residuos que pueden contaminar grandes cantidades de agua.

¿Cómo funcionan las trampas de grasa?

En la práctica, las trampas de grasa son instrumentos sencillos, ya que su única misión es ralentizar el flujo de aguas residuales que se transportan mediante el sistema de cañerías con la finalidad de que esta se enfríe. Al enfriarse el agua, los residuos compuestos de grasa se solidifican y ascienden hasta la parte superior de la trampa. Del mismo modo, dependiendo del tipo de trabajo que estemos realizando, es posible que se generen residuos de mayor tamaño o peso que, al enfrentarse a este proceso de ralentización y enfriamiento, descienden hasta el fondo de la trampa, permitiendo así que el agua siga fluyendo de forma normal hasta el sistema de desagüe de la zona o el municipio. Cada cierto tiempo (que debe calcularse de acuerdo a nuestra capacidad para la generación de residuos), es necesario acudir a profesionales para que lleven a cabo el proceso de limpieza y vaciado de la trampa. En Desagotes La Victoria nos especializamos en el desagote y limpieza de trampas de grasa y aceites, por lo que, si estás buscando proveedores del servicio, puedes conocer nuestra metodología de trabajo, así como cotizaciones y demás información que requieras a través de los canales de contacto dispuestos en nuestro sitio web (desagoteslavicotria.com.ar).

¿Cómo evitar la acumulación de grasas y residuos?

A pesar de que en la actualidad sea un requerimiento contar con estos instrumentos, y que su adquisición es sencilla debido a su importancia en el mundo de los negocios, la realidad es que como administradores debemos estipular ciertos parámetros para evitar la acumulación de grasas y residuos tanto como sea posible. No se trata simplemente de no forzar en demasía las capacidades de nuestra trampa de grasa, sino que en muchas ocasiones podemos estar llevando a cabo prácticas que además de ser potencialmente perjudiciales para nuestras tuberías y equipos, incluso pueden ser dañinas para nuestra comunidad y el medio ambiente. Al hablar sobre lo que no debes verter por el desagüe podemos encontrar aceites y grasas de manera directa (es necesario apartarla y disponerla en establecimientos especializados), productos de limpieza o corrosivos, pesticidas, desechos biológicos, y medicina. Puedes consultar más sobre este tema, visitando nuestra publicación “¿Qué son los residuos líquidos y cómo afectan a nuestros negocios?”. Ahora que conoces la importancia de las trampas de grasas y el rol que cumplirán estas en tu empresa a lo largo de su ciclo de vida, es momento de que te adentres más en todo el proceso de mantenimiento de cañerías, desagote y todo lo que esto conlleva. Puedes conocer más sobre el desagote en la Argentina visitando nuestro blog, así como solicitar nuestros servicios profesionales a través del sitio web desagoteslavictoria.com.ar

Pozo de bombeo

¿Qué son los pozos de bombeo, y para qué los utilizamos?

Pozo de bombeo

En entradas anteriores del blog de Desagotes La Victoria nos hemos enfocado en los diferentes instrumentos que componen nuestro sistema de desagüe, desde las tuberías y las cámaras sépticas, hasta las trampas de grasa y los camiones atmosféricos que deben utilizarse para llevar a cabo el desagote, la limpieza y el transporte de líquidos. Sin embargo, en esta ocasión nos enfocaremos en una herramienta que adquiere una gran importancia en épocas del año como puede serlo la temporada de lluvias, y que requiere de un proceso de planificación importante que podría tener que darse incluso antes de la incepción de nuestra edificación. Nos referimos a los pozos de bombeo, y a la importante labor que estos cumplen en nuestro día a día sin que muchos siquiera sepan que existen.

¿Qué son los pozos de bombeo?

Los pozos de bombeo son estructuras utilizadas con la finalidad de simplificar la extracción de líquidos que puedan encontrarse estancadas bajo nuestro sistema de desagüe, ya que sin estos sería imposible eliminarlos. Son entonces herramientas que nos ayudan a eliminar excesos de agua estancada en áreas de difícil acceso. Estos equipos suelen colocarse en el sótano de las viviendas, sin embargo, dependiendo de la estructura y la naturaleza del inmueble, podemos encontrarlos distintas ubicaciones. Dependiendo del tipo de aguas que se acumulen en estos pozos de bombeo, podremos encontrar modelos con entre 1 y 2 bombas, así como con herramientas adicionales como puede serlo una trituradora. En la industria suelen manejarse dos tipos de pozos de bombeo: los denominados pedestales, y los sumergibles. Los pedestales suelen contar con un motor sobre la fosa, facilitando el proceso de extracción de líquidos y mantenimiento de equipos; el sumergible se coloca dentro de la fosa como una medida para evitar incidentes que involucren la mezcla de agua y electricidad.

¿Para qué se utilizan los pozos de bombeo?

Si bien la finalidad última de los pozos de bombeo es la extracción de líquidos acumulados en una zona de acceso complejo, la realidad es que los mismos también tienen como misión la recolección de dichos líquidos, manteniéndolos en una “zona segura” en la que no puedan tener ningún efecto en la construcción, como pueden serlo filtraciones, humedad excesiva, hongos, malos olores, entre muchos otros. Una vez estos pozos se llenan hasta el nivel recomendado, se debe iniciar el bombeo de los líquidos para su extracción completa. Los mismos utilizan una serie de bombas eléctricas que pueden llegar a tener varios objetivos de acuerdo a su fabricación, desde simplemente extraer los líquidos, hasta desintegrarlos mediante el uso de trituradores. Aunque cuando hablamos de cámaras sépticas o trampas de grasa podemos hacer referencia especial a negocios como los restaurantes o los talleres mecánicos (por la cantidad de desechos líquidos y sólidos que generan), cuando nos referimos a los pozos de bombeo es importante recordar que los mismos son necesarios para todo tipo de construcción, ya que ayudarán a eliminar un exceso indeseado de líquidos.

Aguas limpias y residuales

Como lo explicamos, el uso principal de los pozos de bombeo (en todas sus presentaciones) es extraer los líquidos que puedan acumularse bajo el sistema de desagüe, completamente inaccesibles por buena parte de las herramientas de succión. Sin embargo, es igual de importante conocer los tipos de agua que pueden estancarse bajo nuestras construcciones, los efectos que pueden tener en nuestra salud, y el tipo de instrumentos que se necesitan para su extracción. Las aguas que pueden acumularse fuera del alcance de nuestro desagüe pueden incluir: aguas limpias, sucias (incluyen residuos sólidos), residuales (se pueden generar por desechos fecales, aguas grises y contaminadas), pluviales (lluvia) y fluviales (ríos, quebradas, entre otros cuerpos de agua de flujo constante). Dependiendo de dónde se ubique nuestra construcción, y las condiciones climáticas a las que se encuentre expuesta, nuestro pozo de bombeo será distinto. Debido a esta situación, es necesario llevar un proceso de investigación previo en el que podamos determinar con seguridad el tipo de líquidos que se acumularán bajo el sistema de desagüe con el paso del tiempo, ya que un mal cálculo puede llevarnos a instalar un pozo de bombeo que no tenga los requerimientos necesarios para realizar su tarea de forma exitosa. Estos cálculos incluirán: determinar la capacidad de almacenamiento que requerimos, la fuente de energía que se utilizará para darle fuerza a las bombas, el material de fabricación, y la función que cumplirán. En Desagotes La Victoria contamos con un equipo de profesionales especializados en el área de mantenimiento y limpieza de los pozos de bombeo, ya que el mal cuidado de los mismos puede traer una serie de consecuencias a nuestra salud y estructuras. Te invitamos a visitar nuestro sitio web (desagoteslavictoria.com.ar) para conocer más sobre los servicios que provee la empresa, así como para tener toda la información de contacto necesaria para aclarar tus dudas en materia del desagüe de tu casa o negocio.

Cámaras sépticas, trampas de grasa y pozos de bombeo. ¿Cómo diferenciar?

La administración del sistema de tuberías y desagüe de una construcción es un proceso que no suele llamar mucho la atención, sin embargo, cuando empezamos a notar conceptos que parecen similares como cámara séptica, trampas de grasa, o pozos de bombeo, la situación se vuelve más compleja. Así puede que comiencen a surgir confusiones entre los tipos de instrumentos y construcciones que requiere nuestro negocio para mantenerse como un espacio que no represente un riesgo para Desagotes La Victoria requiere nuestro negocio para mantenerse como un espacio que no represente un riesgo para nuestra salud y nuestra generación de ingresos, y que a su vez nos permita mantenernos dentro de lo establecido por las leyes en materia de salubridad.

Aquí te mostramos las diferencias:

1. Cámaras sépticas: Lo primero que debes conocer sobre el sistema de tuberías y desagüe de tu casa o negocio, es su cámara séptica, un rectángulo (que variará en tamaño y material dependiendo del tipo y cantidad de residuo que reciba) que se encarga de almacenar las aguas residuales dispuestas a través de las cañerías de la edificación. Estas cámaras forman parte importante de aquellos negocios que no tengan acceso al sistema de desagüe municipal, recibiendo todos los desechos que puedan generar los empleados y consumidores de algún negocio, como puede serlo en un restaurante o un hotel. Lo mismo sucede con las casas que se encuentran en comunidades sin acceso a los desagües de la ciudad. Estás cámaras se irán llenando poco a poco, requiriendo un mantenimiento constante que será determinado por expertos en la materia. La acumulación excesiva de estos residuos, así como un mantenimiento pobre de la cámara, puede derivar en la generación de olores fétidos, la proliferación de plagas, e incluso el surgimiento de enfermedades e infecciones.

2. Trampas de grasa: Por su parte, las trampas de grasa tienen una tarea mucho más especializada, enfocándose únicamente en la separación del agua de los residuos sólidos y líquidos que puedan generarse de actividades como la cocina, la limpieza de alimentos, el mantenimiento de establecimientos de reparación vehicular, bares y cantinas, hoteles, entre muchos otros. Las trampas de grasa, a diferencia de las cámaras sépticas, cumplen su tarea ralentizando el flujo de agua del sistema de tuberías con el objetivo de que estas se enfríen lo suficiente para la solidificación de las grasas. Si la grasa es de baja densidad, se ubicará en la parte superior de la trampa mientras que, si es pesada, se ubicará en el fondo de la misma. Como ocurre con las cámaras sépticas, es necesario acudir a profesionales para el desagote y la limpieza de la trampa de grasa, ya que la misma no solo requiere una serie de procedimientos especializados para su vaciado, sino que además es necesario el transporte de los desechos que pueden ser peligrosos para la salud.

3. Pozos de bombeo: Los pozos de bombeo, a diferencia de los dos instrumentos mencionados anteriormente, no tiene como función la recepción de líquidos dispuestos por las tuberías, sino que se encarga de almacenar líquidos que se encuentren fuera del alcance de nuestro sistema de tuberías, ya sean aguas limpias, residuales, fluviales, entre muchas otras. Estos pozos tienen una serie de mecanismos digitales con los que pueden medir las cantidades de líquido almacenada para luego activar sus motores e iniciar el proceso de bombeo. Dependiendo del tipo de pozo que tengamos en nuestra edificación, puede que encontremos el motor sobre el pozo, dentro del mismo, así como trituradoras y bombas adicionales. Ya que los líquidos que pueden recibir estos pozos variarán de forma constante en cuanto a composición y cantidad, es necesario realizar un estudio profundo sobre las condiciones a las que se enfrentará el mismo, evitando así un mal funcionamiento en momentos importantes, e incluso la destrucción de los equipos.

Desagote, limpieza y transporte de residuos

Aunque todos estos instrumentos sean distintos y cumplan labores complementarias, la realidad es que los 3 está unidos por un factor: todos requieren un mantenimiento constante en el que no solo se pueda supervisar su correcto funcionamiento, sino que además necesitan un desagote, limpieza y transporte de líquidos de forma periódica. Este mantenimiento, aunque para muchos no pueda parecer necesariamente complejo, en realidad siempre debe ser realizado por profesionales especializados en materia de recolección y transporte de desechos peligrosos, ya que el mal manejo de los mismos no solo puede tener efectos adversos en la salud, sino incluso traer problemas con las entidades encargadas de preservar la salud en nuestro municipio. En Desagotes La Victoria contamos con un equipo de profesionales con años de experiencia en la materia, así como con todos los equipos necesarios para realizar la limpieza, desagote y transporte de residuos que puedas requerir en tu negocio u hogar. Visita nuestro sitio web (desagoteslavictoria.com.ar) para conocer más sobre nuestros servicios así como los canales a través de los que puedes comunicarte con nosotros.